CLAVES PARA APRENDER A MEDITAR
Meditación para principiantes

Quienes tienen la habilidad de meditar, hablan maravillas de esta práctica y de sus grandes beneficios para la salud, tanto física como mental. Si sos de los que ha intentado y fracasado en cada intento, no te preocupes porque una de las primeras lecciones es que a meditar también se aprende.

“Aprender a meditar requiere de mucha voluntad y práctica, pero es posible” le explicó a SER Positivo la instructora Majit Paladino y brindó 5 claves para quienes quieran emprenderse en este camino.

5 claves para aprender a meditar

  1. Tener paciencia. Adiestrar nuestra mente prácticamente nos puede llevar la vida entera. La mente y sus pensamientos siempre van a estar ahí. El punto es que hacemos con ello. Al meditar aprendemos a observar “sin reaccionar” a lo que pasa ahí. Lo que en términos de los Toltecas (uno de los pueblos nativos de México) sería el primer acuerdo “no tomarse nada personalmente”. Como no le adjudico poder ni juicio a lo que veo, no sufro. Y así para mis relaciones personales y lo que pase en mi al rededor. Entonces, si me senté a meditar y me fui en un pensamiento, vuelvo a mi punto de inicio: la respiración.
  2. Generar Rutina. Ser honestos a la hora de elegir un horario fijo para meditar. Por ejemplo, si a la mañana temprano nos sentimos frescos, no esperar a la noche para hacerlo porque nos vamos a quedar dormidos, y viceversa. Si rendimos más por la noche, entonces hay que aprovechar ese instante; o en algún momento de la tarde que sabemos que tenemos libre. Lo importante es poder ir creando el hábito de sentarnos a mirar hacia adentro como estamos. Para eso hace falta voluntad, determinación y al principio, respetar estrictamente un horario y un lugar para poder hacerlo.
  3. Crear el espacio. Es imporante que el lugar que nos cobije en nuestra meditación esté limpio y ordenado. Es difícil concentrarnos cuando tenemos la silla llena de ropa de hace tres días, pares de zapatos por todo el piso, y los platos de anoche sin lavar. Orden en la materia es orden en nuestro interior. Ayuda mucho contar con luces tenues y algún aroma inspirador como la mirra, el incienso, el sándalo, o el patchuli, son grandes aliados. Suma también una música relajante o un mantra y, por último un almohadón cómodo sobre el cual puedas sentarte en postura cómoda.
  4. Elegir un lugar con muy buena ventilación. Recordá que al exhalar estamos sacando desechos internos del cuerpo.
  5. Empezar llevando la atención a la postura del cuerpo. En cómo la columna se eleva hacia el techo (cielo) desde los isquiones (tierra/suelo – punto de apoyo) observar las partes tensionadas y relajadas del cuerpo y por último llevar la atención a la respiración. Si es lenta y pausada o está agitada y superficial. Sobre esta base de concentración, los pensamientos van a seguir estando, más no le vamos a dar atención y a todo lo que quitamos nuestra presencia, terminar con el tiempo desapareciendo. Ley de vida.

María José Paladino es licenciada en ciencias de la comunicación y aplica sus conocimientos al bienestar holístico: a través de la disciplina del yoga, del reiki y las lecturas de aura. También está formada en conocimientos de Fitomedicina y reflexología. Para conectarte con ella visitá su página Comunicarte Espacio.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá